La Covadonga - Chancay

imagen de miniatura ubicada en el museo municipal de Chancay Guerra del Pacífico (1879-1883)
La Covadonga participa en el bloqueo del puerto de Iquique, al mando de Carlos Condell de la Haza. El 16 de mayo, Juan Williams Rebolledo, decide atacar el puerto peruano de El Callao, zarpando desde Iquique con todos los buques disponibles, a excepción de la goleta Covadonga, la corbeta Esmeralda y el transporte Lamar. Williams deja como Jefe de Bahía al Comandante Arturo Prat Chacón. El 21 de mayo de 1879 la Covadonga participa brevemente en el Combate naval de Iquique. Ese mismo día la fragata blindada peruana Independencia encalla mientras perseguía a la goleta en el denominado Combate Naval de Punta Gruesa. A mediados de 1879, el mando de la Covadonga recae en el capitán de corbeta Manuel Jesús Orella, con el que participa en el combate naval de Angamos. La Covadonga participó en el bloqueo de Arica desde abril de 1880. Después de la batalla de Arica, se le envía al bloqueo del Callao, en donde es comisionado, el 21 de agosto, al bombardeo de Ancón. El 1 de septiembre se le comisiona el bombardeo de Chancay, para relevar a la cañonera Pilcomayo. A los pocos días, el capitán Orella deja el mando de la Covadonga para asumir el de la corbeta O'Higgins, quedando al mando de la Covadonga un oficial de la O'Higgins, el capitán de corbeta Pablo de Ferrari.

Hundimiento de la Covadonga por parte del Perú

Para evitar que algún buque se pierda por alguna trampa o torpedo, el contraalmirante Galvarino Riveros, Comandante General de la Escuadra de Chile, había instruido el 7 de julio de 1880 a todos los comandantes de los buques que no se reconociese ninguna embarcación sin permiso previo de la nave de la insignia.
El 13 de septiembre de 1880, la Covadonga estaba a 500 m de la playa de Chancay, disparando para destruir el puente ferroviario, pero al no divisarlo, se decidó disparar sobre una lancha y un bote elegante que estaban a 300 m del puerto. A las 3:40 pm todavía quedaba el bote a flote, por lo que el capitán Ferrari, comandante de la Covadonga, mandó a examinarlo y mientras se izaba la embarcación, explotó a su costado. En esta acción mueren su Comandante Pablo Ferrari y 31 hombres de su tripulación, dentro de los cuales estaba el contramaestre Constantino Micalvi, sobreviviente del Combate naval de Iquique. Fueron hechos prisioneros 48 sobrevivientes y otros 29 se salvaron en un bote que llegó hasta Ancón a las 10 pm, siendo recogidos por la cañonera chilena Pilcomayo.

Entradas que pueden interesarte

No hay comentarios